PRÓCERES | NOCTURNO

Nocturno es el primer EP de Próceres, banda cordobesa conformada por Nacho Cometto, Rafa Pérez Boero y Baltazar Ferrero. Como con el reggae, con el punk, y en general, podríamos decir, con los géneros musicales que tienen en su origen una fuerte impronta política y social, con el género hip hop se corre invariablemente el riesgo de sobreabundar sobre un discurso ya dicho y repetido innumerables veces. Pero algo que Nocturno produce inmediatamente es atraer la atención sobre las letras, en las que la opresión o la marginalidad –temas preferidos del género– parecen sugerirse de manera sutil; más bien permitiendo percibir e identificar en nosotrxs mismxs eso que sentimos cuando nos oprimen, antes que explicarnos qué es la opresión.

Aunque esto pueda ser meramente subjetivo (desde el punto de vista de la percepción, las posibilidades son infinitas), lo cierto es que Nocturno es un proyecto que explora el género por fuera de las imágenes ya agotadas, no huyéndole a la estética del street art, o del urban style, o lo que fuera, sino aportando otras imágenes posibles. Esto sucede por virtud de un sonido con una cadencia grave, un beat profundo y por momentos oscuro, que invita antes a la inmersión en unx mismx, a la introspección, incluso al cuestionamiento mismo de cómo es posible expresarnos, en la medida en que, como es sabido, lo que sentimos es de cada quien y de todxs al mismo tiempo.

Desde hace unos años a esta parte, la escena del hip hop ha venido viendo aparecer producciones que no le temen al lirismo, a una calidad más poética, donde las palabras ya no tienen que simplemente rimar. Es el caso de Nocturno, raro en el hip hop argentino, que hace, por otro lado, algunas referencias explícitas a fuentes literarias, como el título del tercer tema, Gregorio Samsa, nombre del personaje de una de las novelas más importantes del siglo XX. Pero al margen de las referencias, que se pueden captar o no, hasta el oído más distraído puede escuchar que los versos no se acomodan al beat, forzando lo que se quiere expresar a la marca temporal de la base. Son, por el contrario, versos de una métrica variable, a veces rota, que acompañan y son acompañados por una base que, a la vez que bastante constante en cuanto a los estados que sugiere, tampoco se ahorran su toque lírico y melódico.

La originalidad del rap se une en la composición a un trip hop algo vintage por momentos, casi todo el tiempo muy climático; clásico, a su modo, y distinto al mismo tiempo.

Candelaria Díaz Gavier

REDES